Petróleo y gas

Cuando se encuentra a 400 km de la costa más cercana la seguridad es lo primero

Visitar una plataforma petrolífera por primera vez puede ser una experiencia sobrecogedora. Después de aterrizar en helicóptero no se ve nada más que océano infinito en todas direcciones. El sonido de los fuertes golpes de la maquinaria pesada en su rutina diaria ensordece. El fuerte viento amenaza con arrastrarle hasta el borde y por todas partes huele a gasoil.

Cascos, tapones para los oídos, protección para los ojos y botas con punta de acero forman parte de la vestimenta normal. Las operaciones de perforación, por su propia naturaleza, exponen a los trabajadores al riesgo de graves lesiones. Con tantos procesos hidráulicos y mecánicos en marcha, la caída de objetos y un mal funcionamiento son un riesgo hasta para los miembros más experimentados de la plantilla.

Cuando se trabaja en condiciones tan exigentes, la seguridad es absolutamente primordial. Las grúas transportan objetos pesados sobre la plataforma; las perforadoras, bombas y agitadoras están en funcionamiento constante; y todo ha de ser 100% fiable. Al mismo tiempo, el funcionamiento debe ser continuo. El ritmo debe ser alto y cada minuto de inactividad resulta muy caro.

Afortunadamente, los sistemas de aseguramiento de uniones atornilladas Nord-Lock se adaptan a todas las necesidades y aplicaciones, y además de ser seguras y fiables, son rentables. Este hecho está confirmado por miles de clientes del Grupo Nord-Lock que cuentan con de nuestros productos.

Últimos estudios de casos de clientes

Leer más estudios de casos de clientes